volver

Al Alto

(Bolivia '16)

La noche paceña
más titánides que lo sospechada
encamina a vivir del recite
que tanto plomo da
pero me veo obligado
ya que cambié la guitarra
por algo de mosca
y de paso
evitar esas invitaciones
que suscita llevar un instrumento
entre el gentío viajero
Prefiero hacerla solo
y eso genera extrañeza
'éste flipa alon subido al techo'
'tres días lleva en su habitación'
'no prueba bocado'
Hasta que un día se sale
bañadito bien
esplendoroso con la maleta
y el saco magenta a rayas
que para nadie combina con el resto del mundo
Después del trago gordo de muña-muña
en el intestino
y charla hostelera
me inyecto en la arteria que va hacia el alto
como un patógeno liviano y letal
porque se que ahí
un kencha como yo hace la luca
A pocas cuadras
un grupo de yankis saca foto
a una llama bebé disecada
y mientras el guía habla por teléfono
me acerco a manguear con los textos
digo 'es poesía andina
que escribí luego de tener una visión
justo después de comer falso conejo
y vomitar cerveza caliente'
pero 'no fue la cerveza'
aclaro
'fue el agua de canilla'
todo esto en un inglés apurado y trastornado
que habrá generado algún malestar
porque entregaron el cobre rápido
sin siquiera llevarse una copia...
Y a caminar colocado
por las calles de La Paz
deporte extremo del verano
en el que pinto bueno
me sumé a la paleta de colores
floto con el nimbo de sombras
Aparece en mi camino
el tercer día consecutivo de una boda
ascuas la gente desparramada
de traje por la calle
con la tripa llena de alcohol
lanzando alaridos agrestes
como si fuera a terminar ahí el mundo
Entro al bar más pronto
despliego en una mesa los papeles arrugados
invoco mi santuario de croto
llegan otras caras terzas, minifaldas
la cumbia se comporta como un sismo gentil
todo vibra, toda cháchara, todo suda
Algo olvidé en el baño
vuelvo siete veces en dos horas para corroborarlo
Unos hermanos recién llegados de la yunga
se aturden con tanto ruido
y repiten
'fue difícil'
me apiado y convido tabaco
aunque los haya visto chutando coca
minutos atrás
y poco tenga que ver su pasmo
con lo que les haya pasado en la selva
Escapo puntual para prender la rama ocre
y asegurar que nadie me siga el paso
Subo al teleférico
cocinado por el creepy norteño
pienso
por dónde rodará el carro mío
si se suelta
mudo esa paranoia
y afilo mi radar anti-migra
En El Alto celebran la santa hoja
el speech bohemio me resuelve unas monedas
al rato mi mano sostiene una pinta
un colombiano danza chamán
se acerca y comparte rapé
habrá sido eso, el baile, la altura
mis diarios perdiéndose en el ventarrón de montaña
que ahora leo claro cristal
el mensaje noble de la locura
se multiplican las manos que me abrazan
un viejo dice que estoy legal
una comadrita me besa, me hace caras
un calleja es un calleja
en cualquier parte del mundo
siento la vida ardiendo en el cuerpo
como yodo por las venas

volver